Balada a la muerte – Manuel Puga y Acal

Publicado: 14 septiembre, 2006 en Poemas

Balada a la muerte



Cuando ya muerta mi ilusión postrera,

en mi pecho le abrí su tumba helada,

una noche llegó a mi cabecera la misteriosa y pálida enlutada.

Mi corazón se estremeció al sentirla pero,

aunque ella inclinándose muy quedo,

“soy la muerte” – me dijo. Yo al oírla, ni tristeza sentí ni sentí miedo.

“Yo soy tu último amor. Juro adorarte” – dijo al besarme con un beso frío;

tuya, tuya he de ser; no he de dejarte: quiero que seas para siempre mío.”

Yo la quise estrechar contra mi pecho para gozar de sus caricias todas; pero ella dijo, huyendo de mi lecho: “esperemos que pasen nuestras bodas.”
Y las noches así fueron pasando y la fiebre agravando mi quimera,

yo siempre preguntándole: “¿hasta cuándo? “ella diciendo  siempre: espera… espera…” Pero por fin cedió la calentura y una noche

(mi alma acongojada no ha sentido jamás tanta amargura) ya no volvió la pálida enlutada. Y al mirar que la muerte no ha tornado al

lecho en que la espero hora tras hora, pienso que, cual otra, me ha dejado, porque es también mujer… y engañadora.

About these ads
comentarios
  1. Alix Vasquez dice:

    Me podrías ayudar el poema de otelo ante dios….. !!!!!Por favor¡¡¡¡¡ Esque lo he busacado mucho tiempo y nada….. por favor me seria de mucha ayuda.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s